OBJETIVO DE ESTE BLOG

Teniendo en cuenta los nuevos marcos normativos, (LOE y DECRETO 202/2008, de 30 de septiembre, por el que se establece el currículo del Bachillerato en la Comunidad Autónoma de Canarias), se ha propuesto a los centros de enseñanza la reelaboración y puesta en marcha de un Proyecto Educativo de Centro que responda a las nuevas demandas y expectativas curriculares, en especial a la incorporación de las competencias al mismo. Existen múltiples novedades que conviene conocer y reflexionar sobre ellas para poder abordar con suficientes garantías un proceso que puede ser complejo.

Para ayudar a la reflexión, proponer ideas, debatir propuestas, aclarar conceptos y definir los nuevos marcos de actuación se me ha ocurrido utilizar este BLOG que nos puede permitir crear una comunidad de intercambio e información sobre los métodos y procesos metodológicos y de evaluación que nos acerquen al currículo por competencias.

Estamos todos y todas invitados a participar.

Este BLOG está compuesto por los apartados siguientes:

A. Introducción a la normativa referente al currículum y COMPETENCIAS del BACHILLERATO.

B. 25 motivos de TAREAS para desarrollar Competencias en Bachillerato desde las distintas Materias. Cada tarea va acompañada de una FICHA que especifica la relación de ésta con los distintos elementos curriculares. EN DESARROLLO

C. Tablas de relación entre las competencias y los criterios de evaluación (Ejemplos mediante DIAGRAMAS CmapTools). EN DESARROLLO

D. PRUEBAS para evaluar el grado de adquisición de las competencias (Ejemplos desde diferentes materias) y su relación con la CALIFICACIÓN de las materias. EN DESARROLLO
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.

CURRÍCULO DE BACHILLERATO

DECRETO 202/2008, de 30 de septiembre, por el que se establece el currículo del Bachillerato en la Comunidad Autónoma de Canarias.

...
Se ha pretendido que en los currículos de todas las materias del Bachillerato fuesen identificables tres elementos distintivos. En primer lugar, la consideración, también en esta etapa educativa, de la adquisición de competencias a través de los contenidos curriculares y de una metodología adecuada, en respuesta a las pautas europeas y a lo regulado en los desarrollos normativos de la enseñanza básica. Las competencias en el Bachillerato buscan que el alumnado, partiendo de los conocimientos, destrezas, habilidades y actitudes asimiladas, profundice en otros saberes y capacidades que deberá movilizar en el momento oportuno para actuar de modo autónomo, racional y responsable con el fin de desenvolverse en diversas situaciones y contextos, participar en la vida democrática y proseguir su aprendizaje.

Otro aspecto importante en la elaboración de los currículos ha sido la notoria presencia de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). El tratamiento de estas figuras en las sugerencias metodológicas de la introducción y en todos los elementos de los currículos, procurando trascender su función más utilizada como instrumento informativo y de comunicación, para recomendar su empleo, además, como un espacio de amplias posibilidades de aprendizaje mediante la interacción y la colaboración (web, DVD, blogs, foros ...).

Se ha consolidado la incorporación de los contenidos canarios, que ya figuraban en los currículos vigentes, procediendo a su adecuada organización, si bien conviene subrayar que los centros docentes completan y desarrollan el currículo en el marco de su proyecto educativo, procediendo a la programación, entre otros, de estos contenidos, atendiendo a las características del alumnado, a la realidad educativa y al entorno. Se ha procurado efectuar esta inclusión en el contexto propicio y evitando la consideración de dichos contenidos como meros apéndices de otros más globales o comunes.
...
D I S P O N G O:

Artículo 1.- Las competencias en el Bachillerato.
De acuerdo con la finalidad del Bachillerato de proporcionar al alumnado formación, madurez intelectual y humana, conocimientos y habilidades que le permitan desarrollar funciones sociales e incorporarse a la vida activa con responsabilidad y competencia, se describen en el anexo I de este Decreto los distintos tipos de competencias que el alumnado debe haber adquirido cuando concluya esta etapa educativa.

Artículo 2.- Currículo de las materias comunes.
En el anexo II de este Decreto se desarrolla el currículo de las materias comunes del Bachillerato, cuya finalidad es profundizar en la formación general del alumnado, aumentar su madurez intelectual y humana y desarrollar aquellas competencias que tienen un carácter más transversal y favorecen seguir aprendiendo.

Artículo 3.- Currículo de las materias de modalidad.
En el anexo III de este Decreto se regula el currículo de las materias de modalidad del Bachillerato, que persiguen proporcionar una formación de carácter específico que desarrolle aquellas competencias vinculadas a las materias de la modalidad elegida, prepare para estudios posteriores y favorezca la inserción en un determinado campo laboral.

Artículo 4.- Currículo de las materias optativas.
El currículo de las materias optativas de oferta obligatoria, Segunda Lengua Extranjera y Tecnologías de la Información y la Comunicación, se establece en el anexo IV de este Decreto. Las materias optativas en el Bachillerato contribuyen a completar la formación del alumnado profundizando en aspectos propios de la modalidad elegida o ampliando las perspectivas de la propia formación general.

ANEXO-1: LAS COMPETENCIAS EN EL BACHILLERATO

En el sistema educativo español, siguiendo pautas europeas, se han regulado una serie de competencias básicas que el alumnado debió alcanzar al finalizar la enseñanza obligatoria. Estas competencias, incluidas en los currículos de la Comunidad Autónoma de Canarias, faci­litaban su realización personal, la incorporación a la vida adulta de una manera plena y la ca­pacidad de seguir aprendiendo a lo largo de la vida.

En coherencia con este enfoque y con objeto de garantizar la adecuada continuidad con las etapas precedentes y la incorporación al mundo laboral o a estudios posteriores, en Bachillera­to se consideran asimismo competencias, de modo que el alumnado, partiendo de los conoci­mientos, destrezas, habilidades y actitudes asimiladas, profundice en otros saberes y capaci­dades que deberá movilizar en el momento oportuno para actuar de modo autónomo, racional y responsable al objeto de desenvolverse en diversas situaciones y contextos (personal, social, académico, profesional), participar en la vida democrática y proseguir su aprendizaje. Se trata, pues, de una serie de recursos que le podrán servir tanto para la resolución de conflictos coti­dianos como para el ejercicio de la ciudadanía, cursar con garantías otros estudios, integrarse en la vida laboral y formarse a lo largo de la vida.

La adquisición de una competencia implica, pues, la adecuada selección por parte del alum­nado de aquellas destrezas, habilidades, capacidades, estrategias y conocimientos con los que solucionar un problema o proceder en una situación dada, aplicando los recursos aprendidos o practicados en otros" contextos. De ahí que el aprendizaje de las competencias requiera sobre todo una adecuada metodología en el aula, enfatizada en las orientaciones didácticas conteni­das en las introducciones de los currículos. Con objeto de contribuir a esas competencias, se­ría recomendable que las programaciones didácticas, enmarcadas en el proyecto educativo de cada centro, contemplasen la organización de actividades y tareas integradoras, contextualiza­das y relacionadas en' la medida de lo posible con la vida, que permitiesen la aplicación y transferencia de lo aprendido en el aula, lo que además servirá como comprobación del ade­cuado progreso en la adquisición de las competencias, de acuerdo con los criterios de evalua­ción de cada materia. Un aspecto importante es el fomento del trabajo colaborativo en esas actividades y tareas, las cuales deberían revestir un carácter significativo y funcional, lo que facilitaría el entrenamiento en habilidades sociales, una mayor motivación en el alumnado y una mejor eficacia en el desarrollo de las competencias.

En las materias comunes del Bachillerato, que tienen como finalidad profundizar en la forma­ción general del alumnado, aumentar su madurez intelectual y humana y profundizar en aque­llas competencias con mayor transversalidad y que posibilitan seguir aprendiendo, se poten­ciarán las competencias generales, en cuanto pueden reflejarse y ejercitarse en una diversidad de entornos: competencia comunicativa, competencia en investigación y ciencia, competencia social y ciudadana, competencia en autonomía e iniciativa personal, competencia en trata­miento de la información y competencia digital.

Las materias de modalidad tienen como finalidad proporcionar una formación de carácter específico .vinculada a la modalidad elegida, que oriente en un ámbito de conocimiento amplio, desarrolle aquellas competencias más relacionadas con este, prepare para una variedad de estudios posteriores y favorezca la inserción en un determinado campo laboral. Estas com­petencias propias de cada materia derivan de las características singulares de las disciplinas que las nutren y de los objetivos del Bachillerato.
Algunas materias de modalidad profundizan en determinadas competencias generales, como es el caso de la competencia comunicativa o de la social y ciudadana; en otras se trabajan competencias propias sólo de esa materia (como la del lenguaje y las técnicas de producción artística) y otras son compartidas por dos o más materias de modalidad (como la competencia en el tratamiento de las fuentes históricas). Las competencias de estas materias se detallarán en los currículos correspondientes.

Competencias generales del Bachillerato

Competencia comunicativa:

Esta competencia profundiza en las destrezas de escucha, comprensión y exposición de men­sajes orales y escritos, que en la etapa de Bachillerato requieren un mayor nivel de desarrollo, y unos recursos más complejos para manejarse en unos contextos comunicativos más diversos y de nivel cognitivo superior. No se limita esta competencia a la mejora de las habilidades lingüísticas, pues incluye el desarrollo de todos los elementos expresivos (música, danza, ex­presión corporal), en especial los de carácter audiovisual y artístico.

Competencia en el tratamiento de la información y competencia digital:

Figuran unidas en esta competencia un conjunto de capacidades y destrezas en las que se parte de unos recursos y habilidades adquiridos por el alumnado en las etapas anteriores, de manera que el extraordinario caudal de información, en creciente aumento, pueda ser filtrado, adqui­rido y asimilado para transformarlo en conocimiento. Se trataría de mejorar la búsqueda selec­tiva de información (oral, impresa, audiovisual, digital o multimedia), su análisis, ordenación, contraste, interpretación y análisis, para proceder a la síntesis y a la elaboración de informes, a la expresión de resultados o a establecer conclusiones. La otra vertiente, cada vez más unida e indisociable de la primera, es el apropiado empleo de las tecnologías de la información y la comunicación, en las que deben tenerse en cuenta por lo menos tres vertientes: las tecnologí­as de transmisión (presentaciones, comunicación...), las interactivas (recursos con posibilida­des de interactuación, sea en DVD, formato web, etc.), y las colaborativas (comunidades vir­tuales, sobre todo).

Competencia social y ciudadana:

Implica el desarrollo de esta competencia la activación de un conjunto de capacidades, destre­zas, habilidades y actitudes que inciden en una serie de ámbitos interconectados: la participa­ción responsable en el ejercicio de la ciudadanía democrática; el compromiso con la solución de problemas sociales; la defensa de los derechos humanos, sobre todo aquellos derivados de los tratados internacionales y de la Constitución española; el uso cotidiano del diálogo para abordar los conflictos y para el intercambio razonado y crítico de opiniones acerca de temas que atañen al alumnado y de la problemática actual, manifestando actitudes solidarias ante situaciones de desigualdad; el estudio de los distintos factores que conforman la realidad ac­tual y explican la del pasado.

Competencia en autonomía e iniciativa personal:

Esta competencia persigue avanzar en el trabajo cooperativo del alumnado, habituándose a desenvolverse en entornos cambiantes. Además, se trata de reforzar en los alumnos y alumnas el espíritu emprendedor y la toma de decisiones, así como la profundización en el conoci­miento de sí mismos y en su autoestima, de modo que se sientan capaces de enfrentarse a si­tuaciones nuevas con la suficiente autonomía y de superarse en distintos contextos. Comparte con la competencia social y ciudadana las habilidades y actitudes dialógicas y el ejercicio de la ciudadanía activa.


Competencia en investigación y ciencia:

Comprende esta competencia un cúmulo de conocimientos y capacidades para conocer mejor el mundo y las cuestiones y los problemas de la actualidad, como los relacionados con la bio­ética, el medioambiente, etc. También implica el desarrollo de habilidades para trabajar el pensamiento lógico y los diferentes pasos de la investigación científica, planteando hipótesis y siguiendo las pautas adecuadas para buscar información, resolver cuestiones, verificar... In­cluye asimismo, en relación con la competencia comunicativa, la exposición y la argumenta­ción de conclusiones. Desde un punto de vista actitudinal supone el compromiso con la soste­nibilidad del medioambiente y la adquisición de hábitos de consumo racionales.

TAREA-1: HIPATIA LA MUJER DEL CUADRO

TAREA-1: HIPATIA LA MUJER DEL CUADRO
Ágora film de Amenábar: Hipatia con el modelo Ptolemaico de los Epiciclos

Interview with Galileo